Tardes de Cine

Ficciones, Mentiras e Ilusiones Ópticas de la Vida Real

30.11.05

Secreto

En mi familia la navidad se toma muy en serio. Cuando yo era chico la pasábamos siempre en Valdivia y mi abuelo materno leía las tarjetas con aire solemne. Yo era su ayudante. Generalmente cenábamos después de los regalos, o sea, pasado la medianoche. Ya creciditos, seguía esta historia. Cuando murió el viejo, la navidad decayó un poco. Esto coincidió con el nacimiento de mi sobrina, lo que hizo que al agregarse un nuevo brazo político a la familia, y un brazo muy musculoso, hubiese fuerzas centrífugas que arrastraran la fiesta hacia Santiago.
A mi regreso de Londres y tras cuatro navidades sin familia, me encontré con un ritual que seguía más o menos igual, a pesar de que con el paso de los años, ya no éramos los mismos. Esa vez sugerí que termináramos el cuento de los regalos y sólo hiciéramos una cena. Por último, propuse, hagamos un sistema de amigo secreto. Mi mamá odió la proposición y alineó al resto en mi contra. Como en la política, las reformas familiares toman tiempo y lobby.
Al año siguiente, fue evidente que todos estaban comprando los regalos el último día y con criterios inciertos. Yo insistí en mis presiones y de a poco fui ganando adeptos y así fue como en la Navidad pasada, apenas dos semanas antes de la celebración, conseguí el consenso deseado: por primera vez en mi familia se haría amigo secreto. Hice un sorteo trucho en mi casa con unos papelitos y luego llamé a la gente por teléfono. Mi abuela reclamó porque ya tenía los regalos comprados hace como 3 meses, así que tuve que ajustar el sorteo a los bienes disponibles.
La cosa es que este año decidimos hacer las cosas bien. Para el 20 de noviembre, cumpleaños de mi papá, se hizo el famoso sorteo con todos presentes. 5 semanas parecía un lapso prudente para comprar un buen obsequio navideño. Los únicos que quedaron fuera son los niños. Todo bien hasta hoy en que hablé por teléfono con mi hermana mayor y me preguntó si le había comprado el regalo a mi amigo secreto. Por más que me esfuerzo, no logro recordar quién carajo es mi amigo secreto. Tampoco somos una familia muy numerosa, pero el papelito lo destruí tras leerlo una sola vez y sencillamente se me olvidó. Tengo dos posibilidades: hacer una maniobra subterránea y averiguar los amigos secretos de todos los demás y así deducir el mío por descarte. La otra opción es una verdadera prueba de ingenio: comprar un regalo comodín, apto para cualquier obsequiado, sea mi abuela, mi padre, mi madre, una de mis hermanas o uno de mis cuñados. En fin. Los secretos de familia nunca terminan bien.

6 Comentarios:

  • At 10:05 AM, Blogger Mitch Gómez said…

    Propongo una copia en DVD de "El Tesoro de los Caracoles". Bueno, bonito y, sobretodo, barato.

     
  • At 4:08 PM, Blogger Mrs. Vértigo said…

    En mi familia el amigo secreto lo hacemos hace rato. También fui yo quien lo sugerí pero no encontré ninguna resistencia. Era evidente que el tiempo de las vacas gordas se había terminado y no se podía hacer regalos a todos (aún cuando tampoco somos muchos). Además a nadie le gusta pasearse comprando en diciembre y pelearse en la cola de alguna gran tienda con las viejas histéricas.
    ESte año propuse, más radicalmente, no hacer ningún regalo y participar de alguna "actividad solidaria" como llevarle la cena una familia o invitarlos a un concierto de navidad o algo así. A la única que no le gustó la idea fue a mi hermana más chica (20 años) que siempre recibe más de un regalo, la muy fresca!!

    Para tu problema..propongo imitar el regalo de mi papá del año pasado: una agenda. Útil para cualquier adulto (tu abuela puede anotar recetas si no tiene mucho que hacer), bonita, barata.
    saludos

     
  • At 4:54 PM, Blogger El señor K. said…

    Suele pasar con aquellos que proponen mejorar el modelo, como se dice ahora.
    A la primera ocasión de implementar el cambio ya se les ha olvidado lo central de la propuesta.
    En fin: regala un libro. Es fome, seguro, pero es el mejor regalo que se pueda recibir.

     
  • At 8:20 PM, Anonymous una señora said…

    qué le parece una foto suya en actitud alegre, enmarcada profesionalmente en alguna tienda de mall? el mejor regalo para un familiar chocho. lo adorarán. mi marido insiste en que cada año lo premie con una imagen mía, seguro lo hace para ver el avance del tiempo y luego someterme a su bisturí, en fin, el matrimonio...

     
  • At 10:52 PM, Blogger hetsah said…

    compra el regalo comodín y espera al final. El problema es si les da por la típica en la cual quien recibe regalo entrega el de su amigo secreto...
    no, maniobra subterránea mejor
    saludos

     
  • At 9:39 PM, Blogger KoniTukio said…

    Está complicado el panorama. Pero, ¿Y si nadie ha comprado el regalo todavía? Tal vez en ese caso se pueda repetir el sorteo. Fijo que tu abuela ya compró el regalo, pero puedes dejarla a ella afuera y le preguntas quien le tocó para que no incluyas a esa persona en los papelitos. Ahora, si le tocaste tú no te lo dirá. Entonces, si no te lo dice, es casi obvio que eres tú y te sacas de la lista. La mala suerte sería que no hubieras sido tú y te quedes sin regalo habiendo sido el mentor sólo por haber cometido el acto aprendido desde la época escolar -y que hoy se transforma en mecánico- de eliminar ese papelito instantáneamente sólo para que nadie más lo leyera.

    Puedes correr ese riesgo o regalar el DVD del "Tesoro de los Caracoles" y autografiado...

     

Post a Comment

<< Home

 
cursos diseño.it
Free Counters
credit card