Tardes de Cine

Ficciones, Mentiras e Ilusiones Ópticas de la Vida Real

2.12.05

Pureza

He pasado buena parte de la mañana ordenando mi oficina. Le propuse a mi socio hacerlo el fin de semana, pero cuando dijo que no podía, decidí ponerme manos a la obra. Ya no soportaba más el caos. Además, me había dado cuenta que el desorden me impedía escribir acá. Sé que suena maniático, pero el despelote a mi alrededor me sacaba de onda y sólo conseguía escribir en mi casa. Con la misión cumplida, me dispongo a almorzar con mi hermana y mi abuela. En todo caso, sigo como prendado de una peli que vi anoche solito en mi casa: "Reconstrucción de un Amor". Ya la había visto, pero me la repetí con calma y sin premeditación. Llegué a mi casa de regreso de la reunión semanal del team de "La Sagrada Familia" a las 8pm. Debía esperar una llamada de un español que nunca llegó y así para matar la espera empecé a ver "Reconstrucción...". Volvió a sorprenderme y atraparme. Me acordé de Kafka, de Goffman, se me pararon los pelos, me acordé de las veces en que yo mismo he sido ese protagonista atrapado por pasiones contradictorias.
La historia no podría ser más simple: un tipo conoce a una chica y, a pesar de tener novia, se va con ella a la cama y le promete abandonarlo todo para irse con ella. Su mundo de ahí en adelante se derrumba en forma extraña. Sólo su nueva conquista parece resistir el embate del affaire en su vida. El aire enrarecido se acentúa por el hecho de que la misma actriz hace a la novia y a la amante.
la película consigue entrar en el absurdo mental de un personaje, sin embargo, lo hace sin la clásica de frialdad de los mindgames, algo que, por ejemplo, Gondry consigue hacer muy bien en "Eterno Resplandor de una Mente sin Recuerdos". La falta de recuerdos es un tema aquí al igual que en aquella peli, aunque no se trata de purificar la mente sino de confrontarse involuntariamente a un mundo que parece no recordarnos o, lo que es peor, insinúa que no merecemos ser recordados. Sí, la culpa. Me cautivó el tratamiento sutil que se le da aquí al asunto, más inexplicable, en que el mundo se enrarece de la nada, pero que de la misma manera insinúa que el misterio, es decir la falta de conocimiento o de recuerdos del otro, es un imán implacable.
Notable el momento en que August le muestra la dedicatoria del libro a su mujer. Sin tí, el mundo dejaría de existir, decía. Anversos y reversos del amor y sus recovecos extraños.
Aunque uno sepa que las pelis son sólo pelis, a veces igual duele.

2 Comentarios:

  • At 2:54 PM, Blogger Malayo said…

    Puta que tenís cueva weón, trabajai escribiendo películas. Te envidio con toda mi alma.

    Interesante asunto el de las películas que duelen aunque sepamos que sólo son lo que son. Una vez escribí como diez páginas sobre eso. Wao, hermano. Pero al final es muy simple: todo sucede por un contagio sentimental. Se exponen emociones en la pantalla, que entran en sintonía con nuestras propias emociones.

    Cada quien saca diferente partido de lo que ve, según su propia naturaleza y estado de ánimo. Pasa con las películas y con todo lo demás. Por ejemplo, mi primera reacción al leer tu posteo fue reconocer q mi trabajo es una lata. Pero yo también tengo cueva, podría ser mucho peor. Cáchate que mi pega anterior consistía en escribir manuales de aseguramiento de la calidad (Normas ISO). Bueno, es lo que hay. Gloria a dios (como dicen en el paseo ahumada).

     
  • At 1:17 AM, Blogger A.Ocampo said…

    pasiones contradictorias. uf, me suena conocido. hasta nunca.

     

Post a Comment

<< Home

 
cursos diseño.it
Free Counters
credit card