Tardes de Cine

Ficciones, Mentiras e Ilusiones Ópticas de la Vida Real

30.5.05

Temprano

Camino a la oficina me encontré con Lucho, un compañero de la escuela de sociología que al igual que yo y otros en el grupúsculo que conformábamos hemos ido a dar bien lejos de las labores habituales de un sociólogo. Varios de los compañeros que abominaban de la sociología y prometían abandonarla cuanto antes, siguen aferrados a ella con pasión. Lucho es programador computacional. Creo. Venía con una zapatilla roja y una azul, de la mano de su hija putativa a quien iba a dejar al colegio.
Dejo todo esto hasta aquí, ya que si vine tan temprano a la oficina fue para estudiar un poco más de cara al rodaje que me espera. El viernes entrevisto a Fernando Ubiergo.

3 Comentarios:

  • At 9:10 AM, Blogger Chandler Santiaguino said…

    Yo tuve el ramo de Sociología y realmente la encontré fascinante. No me extrañaría que quienes la abominan se encuentren ejerciéndola apasionadamente.
    Salu2.

     
  • At 10:59 AM, Blogger crisis said…

    gracias por usar alias chandler, no hay cosa que deteste más que los usuarios anónimos que dejan comentarios. no cuesta nada inventarse un alias antes de escribir.

     
  • At 9:32 AM, Anonymous Anonymous said…

    Che Puto resentido, te hacés cojer por este amigo con el cual discurrís sobre sociología,por qu eno te hacés gargaras de chota así cambiás el humor,pedacito de putito que no s ehace cargo

     

Post a Comment

<< Home

 
cursos diseño.it
Free Counters
credit card