Tardes de Cine

Ficciones, Mentiras e Ilusiones Ópticas de la Vida Real

30.5.06

Drive Inn en julio

El otro día almorzando con mi abuela me contó que en 1969 con mi abuelo y un matrimonio amigo decidieron ir a tomer té al Drive Inn de Lo Curro, que era algo así como la taquilla del momento. El dueño del lugar era un señor Rabat, quien poco después protagonizó "Julio comienza en Julio". Según mi abuela, el tipo se dio el gusto de aparecer en la película poniéndolo como condición a financiarla. Se sabe que Caiozzi nunca ha tenido problemas de financiamiento, así que esto puede únicamente ser un trasnochado pelambre. Lo divertido es que este señor Rabat, quien también es o era dueño de una marca de champaña, parece haber tenido más afinidad con la película que protagonizó que la que otorga el estatus de mecenas.
Según mi abuela, ese domingo de 1969 mientras tomaban el té o picoteaban aceitunas, apareció una pareja con una niñita de unos diez años vestida de punta en blanco y con un globo. Claramente se celebraba a la chica. Puede haber sido su cumpleaños o su primera comunión o incluso su confirmación, considerando la precocidad eclesiástica de aquellos años. Un garzón los recibió en la puerta y les impidió pasar. Al padre, moreno y gordito, se le desfiguró la cara. Se trenzó en una embarazosa discusión con el garzón, intentando mantener la compostura, quien sabe si por dignidad propia o por no destrozarle aún más la velada a la pobre niña. La madre no hablaba y la niña rápidamente se puso a llorar. Como el padre insistía en su derecho a una mesa, el garzón los corrió hacia afuera y siguió con este cruel diálogo en las afueras del recinto. Mi abuela y sus amigos se empezaron a atragantar con sus pastelillos o sus irish coffee o quién sabe qué bocados consumirían en esa nefasta tarde de domingo.
Finalmente, el garzón les acomodó una mesa en una terraza al aire libre a esta familia demasiado poco blanqueada. Calor no hacía. Humillación a la que un padre sólo podría considerar someterse por hacer feliz a su hija. Pienso yo. Que lo digan los que tienen hijas.
El mismo garzón llegó poco después a la mesa de mi abuela a preguntar si todo estaba bien. Mi abuela le dijo que no, que cómo era posible que hubiesen dejado afuera a esa familia que venía con la niña. El garzón explicó que en el lugar se controlaba la entrada. Audaz mi abuela, le dijo que se sorprendía que los hubiesen dejado entrar a ellos, si no sabían en qué trabajaban, con mucha suerte iban a poder pagar la cuenta. El garzón ahí se despachó un texto digno de película de Caiozzi: "el ave se reconoce por su plumaje, señora."
Suena a esas historias de inmigrantes árabes y croatas con muchísimo dinero, quienes al invitar a miembros de la más rancia aristocracia chilena a sus fiestas, con la ilusión de ser aceptados en la exclusiva comunidad, se encontraban indefectiblemente al final de la velada con excremento en sus costosas alfombras importadas.

6 Comentarios:

  • At 10:38 PM, Anonymous Anonymous said…

    Hola, me llamo Oscar Contardo, soy periodista estoy escribiendo un libro que entre otras cosas aborda el racismo patrio. ESta historia esta cruelmente buena. Sería posible conversar con tu abuela sobre esto? mi correo electrónico es ocontardo@yahoo.com. Gracias

     
  • At 12:23 PM, Anonymous Anonymous said…

    punto uno:las abuelitas son top.
    punto dos:lo felicito,sus relatos son cada vez mas enriquecedores.
    punto tres:se le extraña compañero.

     
  • At 10:36 AM, Anonymous toledad said…

    CRISIS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!HOLA amigo compañero etc. como esta? va a ir hoy donde la nutria? podriamos encontrarnos...
    besos

     
  • At 6:12 PM, Anonymous Anonymous said…

    Mr Crisis, llegué a su blog desde el blog del Soldado Mera, al cual llegué a través de un comentario en Malasya un país libre. Está muy buena esta entrada... Hay tres tipos de discriminación que han causado más muerte y dolor en la humanidad que otras: el clasismo, sexismo y racismo.

     
  • At 12:19 PM, Anonymous Anonymous said…

    sr. a ud. también lo recuerdo algo racista, a veces.... a ver si se acuerda.... Claro que se le debe de haber quitado en la adolescencia con alguna guapa morena.

     
  • At 11:23 PM, Blogger crisis said…

    sr o sra,
    no sé a qué episodio se refiere, pero si me refresca la memoria hasta puedo terminar admitiéndolo.

     

Post a Comment

<< Home

 
cursos diseño.it
Free Counters
credit card