Tardes de Cine

Ficciones, Mentiras e Ilusiones Ópticas de la Vida Real

19.6.06

Piratas

Hace algunos días en el metro me enteré de un concurso de guiones convocado por la productora Coquimbo Filmes. No hay demasiadas opciones de concursos donde mandar guiones, así que me pareció que valía la pena echar un vistazo a sus bases para ver si mandaba el guión de "Ilusiones Ópticas". De Coquimbo Filmes entiendo que hasta el momento no han hecho nada y ésta es su primera incursión. Alguien me contó que el actor Pablo Díaz es uno de sus socios, lo que explica su buena llegada con los medios y los auspiciadores. Todo bien hasta ahí. A la pasada en el metro leí que el premio eran US$ 3,000. Me sorprendió un poco por lo bajo, considerando el alto perfil mediático del concurso con comerciales en la tele y todo, así como los potentes auspiciadores. Saqué la cuenta que "Santiago en 100 Palabras" y "Nanometrajes Urbanos" tiene premios semejantes, pero de alguna forma un largometraje es una pega harto mayor que un microcuento. Casi todos los concursos literarios importantes de este país tienen premios más suculentos, hasta los bancados por municipalidades. Como sea, hasta ahí todo bien.
Me empecé a inquietar cuando al siguiente viaje en Metro, leí en otra parte de algún vagón que Coquimbo Filmes se quedaba con el 1% de los derechos de la película. Cualquier película chilena suele hacerse con US$ 300.000, pero suelen tener presupuestos nominales más elevados que definen el precio de una acción con 1% de propiedad, o sea Coquimbo Filmes parecía estar comprando la participación en una película más o menos barato. Mi guión, por ejemplo, ya está en un nivel de desarrollo que empezamos a vender participaciones, pero un 1% vale un poco más de US$ 3.000.
Igual podía valer la pena. Por último, el empujón mediático siempre es una buena ayuda en caso de ser del gusto de los jurados. Me meto al sitio del concurso entonces para leer las bases en detalles y me llevo la sorpresa de mi vida. Por US$ 3.000 ellos se quedan no con el 1%, sino con el 99% de la película y el guionista ganador con el 1%. Horror.
Seamos justos. En Chile los guiones suelen ser bastante mal pagados y US$ 3.000 más 1% es algo así como el estándar por un guión, con la salvedad de que por esa tarifa por lo general el guionista no aporta la idea original y el director o productor a cargo debe pedir de buena manera que el guionista acepte las condiciones de trabajo. A nadie se le ocurriría decirle a un guionista que esa tarifa es un premio. No, señor. Es una pega con poca plata, que es algo a lo que todos en este medio estamos más o menos acostumbrados.
¿Cuál es el problema entonces? El problema es que, según mi modesto entender, más que un concurso sin fines de lucro (como los que hace Plagio o Revista Paula o la Municipalidad de Santiago), lo que Coquimbo Filmes está haciendo es una licitación de una pega no muy bien pagada, haciéndola aparecer como un concurso de talento. Los abogados lo llaman publicidad engañosa. Si el afiche dijera: productora joven que inicia actividades busca guión de cine de bajo presupuesto para comprarlo en US$ 3.000 y 1%, yo estaría aplaudiendo de pie. Y aunque no creo que haya mala fe, me parece que está muy al borde en cuanto a la ética. No es que los cineastas brillemos por nuestras credenciales éticas. Se comenta que Ruiz una vez dijo: "aquí somos todos piratas, así que mejor repartámonos el botín". Pero el buen gusto siempre será bienvenido.
Cuando anoté un comentario en el blog del concurso diciendo que el premio era para la risa, me dijeron sarcásticos que si yo era un guionista que cobraba precios exorbitantes por mis guiones no debía participar y que su target era gente nueva sin acceso a recibir lucas por su guión. Como confirmando eso, al día siguiente, Miguel, el conserje de mi edificio, me detuvo solemne y me preguntó si le podía explicar como se escribe un guión de cine. Le pregunté para qué y me dijo que quería mandar un guión a un concurso. Ja. Miguel siempre me ha parecido un tipo despierto, no porque sea diligente con su pega, sino justamente porque no hace mucho ya que se pasa el día leyendo. Me resumió la historia: un chico peruano que llega a Chile con esperanzas de ganar mucho dinero y termina trabajando de conserje en un edificio. Una de piratas. Una perla para Coquimbo Filmes. Después de todo, quizá ellos tienen toda la razón y soy yo el desubicado.

7 Comentarios:

  • At 6:50 PM, Anonymous pituquito said…

    en todos lados hay gente chanta y fresca. curioso que los hijos cineastas de la udi hayan salido buenos pal enjuague de billete. ¿dónde habrán aprendido la cochiná?

     
  • At 7:01 PM, Blogger Pablo Solís said…

    me parece acertada la distinción entre concurso y licitación y me parece muy tercer mundista desacreditar el malestar de alguien frente a ciertos menejos de la información en un concurso, en pos de la caza de nuevos talentos, un mecanismo parecido a regalar fama "a los nuevos y no tanto" en los reality
    saludos jiménez
    Atte.

     
  • At 1:04 PM, Anonymous Mitch Gómez said…

    En pedir no hay engaño, pero está buena la aclaración Cris. Mi experiencia fue más corta aún. Vi el cartel en el metro, me traté de meter a la página y nunca pude entrar al sitio que parecía caído. No existen los almuerzos gratis. Ni siquiera en Coquimbo.

     
  • At 10:20 PM, Blogger Andres Waissbluth said…

    Hace una semana estabamos con la Tamy, actriz de 199 recetas para ser felíz, y Kika, la vestuarista, en una tienda de ropa interior en el parque arauco, viendo modelitos para la película. Mientras las chicas estaban en probadores, aparece el actor-director Pablo Díaz. nos pusimos a conversar y me contó del concurso. Según él, conmucha humildad, la idea es invertir el proceso, asesorarse (con los jurados) y buscar el mejor material para hacer su primera película, en vez de hacer lo primero que se le ocurra. Tonto no es.

     
  • At 7:07 PM, Blogger Paolakeshi said…

    Yo vi la propaganda en el metro y me pareció patética, no entendía que era, al comienzo pensé que era un comercial para una nueva teleserie de el canal trece, por los que hablaban asshhi como naturalshh y poniéndo la nota final, recuerdo un texto de mane swett (no se si se escribe así) diciendo algo así como: "Entonces el toma la espada y mata a su hermano mierda".... dije, que onda descarados segunda parte, chan, no era un concurso para guinístas y aahora leo lo tuyo y no se si reír, en realidad es rara la cosa, Pablo Díaz el niño prodigio de la T.V que lo había visto presentando a un grupo de música afuera del metro ahora es dueño de una productora y que se llama coquimbo films y que dice dar oportunidades, no entiendo nada Cristian, sólo se que "Algo huele mal en Dinamarca...." ( a shakespeare no le cambio el texto) en fin, me haré habitué de este blog.... ahhhh FELÍZ CUMPLEAÑOS

     
  • At 11:54 PM, Blogger millions of images said…

    hmmm. gracias por esa aclaracion. Yo estoy fuera de chile, asi que gracias por la letra chica, porque no tengo acceso al metro ni a los carteles. Con un amigo igual vamos a mandar el guion, mas que nada para ponernos una fecha para sacar algo, porque creo que el guion que vamos a terminar haciendo va a ser "infilmable" (esa es la gracia).

     
  • At 7:02 PM, Anonymous Alejandro Gómez said…

    Para ti pueden ser pocas lucas, para mi una oportunidad de asistir a una clínica de corrección de mi proyecto y en el mejor de los casos que se filme el guión que tengo guardado en mi escritorio. Son una productora, no una ONG... y según les escuché el otro día en la radio, ellos se están metiendo la mano al bolsillo para dar el premio, ya que los auspicios fueron exclusivamente para difusión. Pocas personas tienen iniciativas como esta. Ojalá que el proyecto funcione para que en otra oportunidad consigan y den más plata. Los cabros están explorando, innovando.

     

Post a Comment

<< Home

 
cursos diseño.it
Free Counters
credit card